¡CRÉALO O NO –

LA RESURRECCIÓN NO

FUE EN DOMINGO!

Cientos de millones de personas se reúnen cada “Pascua” en cimas de montañas, en grandes estadios al aire libre, y en iglesias de todo el mundo Cristiano profesante para observar el servicio del amanecer. Todos suponen que están observando el momento de la resurrección de Cristo. ¡Pero la resurrección NO FUE EN DOMINGO! Nadie, entre todos esos millones de personas, nunca ha podido DEMOSTRAR, con la Biblia, cuándo ocurrió la resurrección realmente. ¡Lo que dice la Biblia es alucinante! Aquí, probablemente por primera vez en su vida, leerá hechos alucinantes!

Por Garner Ted Armstrong

¡Lo crea o no, no hay mandamiento bíblico para celebrar la resurrección del Señor Jesucristo! ¡En su lugar, hay varias órdenes para celebrar solemnemente su muerte!

La mayoría de los Cristianos profesantes ignoran completamente este hecho.

Para cientos de millones de Cristianos profesantes de todo el mundo, la “Pascua” o bien la fiesta “Cristiana” MÁS importante, o bien, la segunda, por detrás de la “Navidad”. Pocos han buscado alguna vez los orígenes de cualquiera de las dos celebraciones. Pocos saben que ambas están cargadas de paganismo; costumbres derivadas de paganos que adoraban al son, y no a la Biblia, o a los apóstoles de Cristo.

Jesucristo nunca habría permitido a Sus discípulos elegidos adorarle usando símbolos de sexo y fertilidad, como conejos, huevos, muérdago, arbolitos, coronas de acebo y similares. ¡Definitivamente, Él habría CONDENADO completamente la práctica de un “servicio” religioso conducido al AMANECER, hacia el SOL! Algo así es totalmente pagano, y Jesucristo, en Su estado pre-humano, inspiró a Jeremías para escribir, “NO APRENDÁIS EL CAMINO DE LOS PAGANOS”, mientras Él describía el árbol de Navidad (Jeremías 10:1-4).

¡No cometa el error! ¡La resurrección de Jesucristo fue un GRAN ACONTECIMIENTO! ¡El hecho de la resurrección de Cristo representa la mayor piedra angular de la fe de los apóstoles; la razón de su profunda convicción y conversión; la fuente inagotable de su coraje frente al martirio! ¡Fue la prueba de la resurrección de Cristo lo que causó que se reunieran en Jerusalén para este primer gran momento en Pentecostés cuando Dios envió evidencias audibles y visuales de Su Espíritu Santo!

¡Aún así, por toda el tremendo significado de la resurrección, no hay ni una sola escritura en toda la Biblia que diferencie el DÍA de la resurrección como un día para ser asignado a adoración; ninguna “así dijo el Señor” que obligue a los Cristianos a reunirse para adorar en ese día!

En lugar de eso, la completa controversia “Domingo – Sábado” está basada en la doctrina Católica (adoptada por casi todos los Protestantes) que expone que “Nuestro Señor salió de entre los muertos en el primer día de la semana.”

Los Cristianos Profesantes saben que no hay orden en la Biblia de guardar el Domingo. Dicen que lo hacen en “conmemoración a la resurrección”. Pero la resurrección NO FUE UN DOMINGO.

La Biblia Nos Ordena Celebrar la Muerte de Cristo

Mientras que no hay escrituras ordenando a los Cristianos celebrar el momento de la resurrección de Cristo, hay muchas otras ordenándonos guardar, en ceremonia solemne, Su MUERTE en el “árbol”.

Pablo escribió a los Gentiles Cristianos en Corinto: “Lo que yo recibí del Señor, y a mi vez les he transmitido, es lo siguiente: El Señor Jesús, la noche en que fue entregado, tomó el pan,

dio gracias, lo partió y dijo: «Esto es mi Cuerpo, que se entrega por ustedes. Hagan esto en memoria mía».

“De la misma manera, después de cenar, tomó la copa, diciendo: «Esta copa es la Nueva Alianza que se sella con mi Sangre. Siempre que la beban, háganlo en memora mía».

“Y así, siempre que coman este pan y beban esta copa, proclamarán la muerte del Señor hasta que él vuelva.” (1ª Carta a los Corintios 11:23-26).

Ésta no es la anticuada celebración de la PASCUA JUDÍA, sino una cena retenida mientras que la noche de los catorceavos comenzó, con símbolos nuevos y diferentes que Cristo había establecido, llevados a cabo desde 17 hasta 24 horas antes a la “Fiesta”. La Fiesta de la Pascua Judía era celebrada en la NOCHE al principio del catorceavo de Abib, o Nisan. ¡El cordero, que representaba a Cristo, era sacrificado en la tarde del catorceavo!

Cristo CAMBIÓ  los símbolos de la Pascua Judía, mostrando a Sus discípulos un ejemplo de un cumplimiento en el NUEVO Testamento al que Pablo después se referiría como “La Cena del Señor”. En el antiguo Israel, el cordero asado, que se comía en la noche de la Fiesta con sus zapatos en los pies, su cayado en las manos, con rapidez, simbolizaba a Jesucristo, el “Cordero asesinado por el fundamento del mundo”. El cordero era asesinado derramando su sangre. El pan ácimo, o el “pan rápido” simbolizaban deshacerse del PECADO. Estas sombras guiaban a Jesucristo. Cuando la realidad hubo llegado; cuando el verdadero Hijo de Dios estaba a punto de convertirse en el sacrificio por los pecados de toda la humanidad, no había más necesidad de seguir a las sombras. La sombra GUIÓ hasta la estaca en la que Cristo murió. Entonces, el Salvador de toda la humanidad estableció una nueva ceremonia. Los antiguos Israelíes no participaron en una ceremonia de lavativa de pies; no tomaron parte de ni un solo trocito de pan ácimo, ni bebieron un sorbo de vino. ¡En su lugar, ellos se comieron el cordero asado!

Cuando Cristo estableció los símbolos de la lavativa de pies en el NUEVO Testamento, el pan y el vino, Él ordenó a Sus discípulos, “Les he dado el ejemplo, para que HAGAN lo mismo que yo hice con ustedes.” (Juan 13:15).

Durante siglos, los siervos llamados y elegidos de Dios continuaron cumpliendo fielmente con “La Cena del Señor” (la que muchos continuaron llamando “La Pascua Judía”) EN EL CATORCEAVO DE NISAN.

Cuando una iglesia APÓSTATA comenzó a IMPONER la antigua costumbre de Ishtar (la “h” es muda, por lo tanto la pronunciación en inglés es “Easter”), y ordenaron a los Cristianos que cesaran y desistieran de cumplir con la Cena del Señor en el catorceavo de Nisan, varios miles de personas continuaron haciéndolo en resistencia al “Concilio de Nicea”

Durante siglos, esta gente creyente, fiel a las órdenes de Cristo y Su ejemplo, fueron buscado, perseguidos y asesinados. La “Quartodeciman Controversy” ( Decimocuarta Controversia)  está documentada durante varios siglos en la historia; “Quartodeciman” quiere decir “Decimocuarta”.

Por consiguiente, la verdadera Iglesia de Dios continuó siguiendo el ejemplo de Cristo cumpliendo con los símbolos de Su MUERTE. ¡Los apóstoles NUNCA celebraron un servicio al amanecer! NUNCA cumplieron con la aurora del primer día de la semana como “celebración de la resurrección”. ¡NUNCA disfrutaron entre los símbolos de fertilidad, como huevos coloreados y conejos!

¡En su lugar, ellos se reunieron para practicar las instrucciones de Cristo tal y como él se las dio la “noche que fue traicionado”, recordándose a sí mismos, año tras año, la MUERTE del Señor y Salvador de toda la humanidad!

La ÚNICA PRUEBA de que Cristo Fue el Mesías

La conspiración de asesinato, posicionando a los Fariseos, al igual que a muchos Cristianos profesantes hoy en día, quería ver algún tipo de “signo” sobrenatural como prueba de los credenciales de Cristo. Mateo lo anotó: “Entonces algunos maestros de la Ley y fariseos le dijeron: «Maestro, queremos verte hacer un milagro.»

“Pero él contestó: «Esta raza perversa y adúltera pide una señal, pero solamente se le dará la señal del profeta Jonás.

“Porque del mismo modo que Jonás estuvo tres días y tres noches en el vientre del gran pez, así también el Hijo del Hombre estará tres días y tres noches en el seno de la tierra.” (Mateo 12:38-40).

¡El significado del signo fue el TIEMPO exacto que Cristo estaría en la tumba! ¡Piense en lo que significa! ¡Cristo NO estaba diciendo que el SIGNO de Su Mesianidad fuera el hecho de la resurrección, sino, en su lugar, el tiempo que estaría muerto, EN LA TUMBA!

Esto ha causado una tremenda polémica, y un sin fin de retorcidas elusiones, razonamientos humanos, evasiones, complicadas explicaciones y completa deshostenidad entre los llamados “grandes críticos” y futuros “escolares” Bíblicos. ¿Por qué? ¡Simplemente porque se estancaron en las tradiciones de los hombres, ellos se han aferrado a las fábulas referentes a las “Pascua” y HAN RECHAZADO el ÚNICO SÍMBOLO que Jesús les dio como PRUEBA de que Él era, de hecho, el Hijo de Dios!

¡Ninguno de estos futuros escolares admitirá que está RECHAZANDO  A CRISTO! Oh, no, usará cada excusa, cada argumento, para EVITAR la llana declaración del Propio Jesucristo, y, sin saberlo, aferrarse a un FALSO “Cristo” de su propia imaginación, RECHAZANDO al verdadero Jesucristo de Nazaret.

¿Cómo hacen esto? ¿Qué razones presentan para evitar las declaraciones de Cristo?

Primero, es evidente que del “Viernes Santo” a la “Mañana del Domingo de Pascua” no tiene cabida en la declaración de Cristo en que estaría en la tumba durante “tres días y tres noches”.

¡Ya que, si fuera enterrado al final del “Viernes Santo”, entonces del atardecer del Viernes al atardecer del Sabbath hay una noche y un día; con el atardecer del Sabbath al atardecer del Domingo hay dos noches y dos días, y con el atardecer del Domingo al atardecer del Lunes son TRES NOCHES Y TRES DÍAS!

¡No es necesario un gran científico para darse cuenta de que algo hay mal aquí!

¡Por lo tanto, han decidido decir que la declaración de Cristo se hizo en Griego, y que usó un modismo Griego, que significaba sólo “parte” de tres días y “parte” de tres noches, o en otras palabras, sólo DOS noches, y UN DÍA! Entonces, ya que ellos afirman que Cristo fue enterrado el “Viernes Santo” justo antes del atardecer, Él habría estado en la tumba sólo toda la noche del Viernes (que no es del todo “Viernes”, sino “el Sabbath”, ya que los días empezaban al atardecer), todo el día del “Sábado”, toda la “noche del Sábado” y se habría despertado AL AMANECER de la “Mañana del Domingo de Pascua”!

¡Pero Jesucristo no había hablado en Griego a sus discípulos, que eran Galileos; gente de colinas y montañas, que hablaban Arameo, un dialecto del idioma Hebreo que había sido desarrollado entre los Judíos cautivos durante el cautiverio de Babilonia!

Además, Jesús dijo específicamente que Él estaría en la tumba “¡...COMO JONÁS ESTUVO tres días y tres noches!” ¡El libro de Jonás estaba escrito en HEBREO, no en Griego! Las únicas escrituras existentes durante el tiempo de Cristo y los discípulos eran las escrituras Hebreas del Antiguo Testamento! ¡El primer libro del Nuevo Testamento – el gran libro que contiene las palabras de Cristo sobre el signo de Jonás, Mateo, no fue escrito hasta casi veinte largos años después; alrededor de 55 DC!

¡No hay ningún “modismo Griego” en Jonás!

¿No conocía Cristo la diferencia entre un día y una noche? Cuando Él presentó el ÚNICO SIGNO que podría dejar como signo perpetuo de Sus orígenes Divinos, Su Mesianidad; ¿había usado algún idioma confuso?

Jesús dijo, “¿Acaso no son doce la horas del día? El que camina de día no tropieza, porque ve la luz de este mundo;

“En cambio, el que camina de noche tropieza, porque la luz no está en él” (Juan 11:9,10). ¡Claramente, Jesús manifestó que hay doce horas de luz, y el mismo tiempo de oscuridad! ¡Utilizó una analogía espiritual, por supuesto, pero está totalmente DEMOSTRADO que cuando Jesús dijo “tres DÍAS” Él quiso decir tres períodos de doce horas de luz, y tres períodos de oscuridad iguales – tres días y tres noches!

No hay tres períodos de doce horas de luz entre el “Viernes Santo” por la tarde e Ishtar (pronunciado “Easter” en inglés actualmente) el Domingo por la mañana! ¡En su lugar, sólo hay DOCE HORAS de luz – UN día de doce horas – el día que llamamos por su nombre pagano, “Sábado”!

¡Los llamados “grandes críticos” admiten que Jonás estuvo en el estómago de un gran pez durante setenta y dos horas. Jesús dijo que estaría en la tumba exactamente el mismo tiempo! ¿POR QUÉ?

¡Por la razón más importante de permanecer en la tumba durante tal período de tiempo extendido eliminaría cualquier último vestigio de duda sobre si Cristo había realmente MUERTO o no! ¡Cuando Jesús resucitó a Lázaro, fue advertido de que Lázaro había estado en la cueva durante cuatro días y cuatro noches y advertido de que había un terrible hedor, ya que su cuerpo había comenzado ha descomponerse para entonces!

Note la explicación. Cristo había llegado a la tumba donde Lázaro había sido enterrado cuando “Jesús dijo: «Quiten la piedra». Marta, la hermana del difunto, le respondió: «Señor, huele mal; ya hace cuatro días que está muerto» (Juan 11:39).

¡Todos sabían que Jesucristo había sido horrible y despiadadamente golpeado con un “flagelo”, como un “látigo con nueve correas” o un látigo con bolas de piedra o metal anudadas en las puntas! ¡Su carne había sido rasgada y desgarrada! La Palabra de Dios dice, “Ahora llega para mi servidor la hora del éxito; será exaltado, y puesto en lo más alto.

“Así como muchos quedaron espantados al verlo, pues estaba tan desfigurado, que ya no parecía un ser humano

“así también todas las naciones se asombrarán [por la sangre goteando de muchas heridas], y los reyes quedarán sin palabras al ver lo sucedido, pues verán lo que no se les había contado y descubrirán cosas que nunca se habían oído” (Isaías 52:13-15).

En la emotiva profecía sobre los sufrimientos de Cristo encontrados en Salmos 22, dice “Soy como agua que se derrama y todos mis huesos están dislocados; mi corazón se ha vuelto como cera y se derrite en mi interior; mi garganta está seca como una teja y la lengua se me pega al paladar y me hunden en el polvo de la muerte.

“Me rodea una jauría de perros, me asalta una banda de malhechores; taladran mis manos y mis pies

“Yo puedo contar todos mis huesos [habían despellejado la piel de Sus costillas]; ellos me miran con aire de triunfo,

“Se reparten entre sí mi ropa y sortean mi túnica.

“Pero tú, Señor, no te quedes lejos; tú que eres mi fuerza, ven pronto a socorrerme” (Salmos 22:15-19). ¡Un soldado Romano clavó una lanza en el costado de Cristo, en cuyo momento Él gritó, y murió! ¡Cristo murió por el goteo de Su sangre desde múltiples heridas de látigos y una estocada de lanza!

¡Fue crítico para PROBAR ABSOLUTAMENTE que Él era el Hijo de Dios que Él permanecería en el “corazón de la tierra” durante exactamente tres días y tres noches! ¡Cristo lo dijo!

La Definición Bíblica de Días y Noches

¡Jesucristo le dijo a Sus discípulos que Él “resucitaría el TERCER DÍA”! Entonces, ¿cuál es la definición de la Biblia de ese tercer día?

“Dijo Dios [Elohim, más de uno. Ver Juan 1:1-10]: «Haya luz», y hubo luz.

“Dios vio que la luz era buena, y separó la luz de las tinieblas.

“Dios llamó a la luz «Día» y a las tinieblas «Noche». Atardeció [oscuridad] y amaneció [luz]: fue el día Primero” (Génesis 1:3-5). La palabra Hebrea para “día” es Yom. Significa un día normal de veinticuatro horas, comenzando con la puesta de sol, con aproximadamente doce horas de oscuridad y doce horas de luz.

Note otra prueba bíblica más sobre el significado de “días” en las únicas escrituras existentes cuando Cristo hizo Su predicción en el libro de Jonás. Ester pidió a todos los Judíos ayunar durante “tres días”. Note lo que dijo: “Ester mandó esta respuesta a Mardoqueo:

“Reúne a todos los judíos que hay en Susa y que ayunen por mí. No coman ni beban durante tres días y tres noches, y yo, por mi parte, también ayunaré con mis damas; ya que iré a ver al rey en contra de la ley, si tengo que morir, moriré.

“Se fue Mardoqueo e hizo todo lo que Ester le había pedido.

“Entonces ocurrió en el tercer día, que Ester se puso su ropa real, y se quedó en la corte interior de la casa de rey, y el rey se sentó en su trono real en la casa real, frente a la puerta de la casa” (Ester 4:16-17; 5:1).

¡Igual que en el día de Cristo, la expresión “en el tercer día” significaba cuando el período de tiempo completo de tres días y tres noches había sido completado!

¡Ahora ya tiene la definición BÍBLICA del significado de tres días y tres noches!

¡Incluso un niño pequeño en los primeros cursos de la escuela primaria puede entender esto!

¡Cristo había dicho “Después de tres días resucitaré” Cuando Sus asesinos recordaron a las autoridades Romanas esta afirmación, Su tumba no sólo fue sellada, sino que se armó una guardia que permaneció allí! “Al día siguiente (el día después de la Preparación de la Pascua), los jefes de los sacerdotes y los fariseos se presentaron a Pilato,

“y le dijeron: Señor, nos hemos acordado que ese mentiroso dijo cuando aún vivía: Después de tres días resucitaré.

“Ordena, pues, que sea asegurado el sepulcro hasta el tercer día, no sea que vayan sus discípulos, roben el cuerpo y digan al pueblo: Resucitó de entre los muertos. Este sería un engaño más perjudicial que el primero.

“Pilato les respondió: Ahí tienen una guardia. Vayan ustedes y tomen todas las precauciones que crean convenientes.

“Ellos, pues, fueron al sepulcro y lo aseguraron. Sellaron la piedra que cerraba la entrada y pusieron guardia.” (Mateo 27:62-66). Note la afirmación cuidadosamente. ¡Fue el DÍA DESPUÉS DE LA PREPARACIÓN DE LA PASCUA, el cual algunos habían asumido erróneamente que era el Sabbath semanal! ¡Como puede ver, NO fue el día de la preparación para el Sabbath semanal, sino el día de la preparación previo al Sabbath ANUAL del PRIMER DÍA DEL PÁN ÁCIMO; un “gran día Sabbath” dice la Biblia!

Jesús también había dicho, “Destruyan este templo [refiriéndose a Su cuerpo] y EN TRES DÍAS lo volveré a levantar...Pero Él se refería al templo de Su cuerpo.” (Juan 2:19-21).

Obviamente, con varias pruebas absolutas, la expresión “en tres días” NO significa DESPUÉS DE SÓLO DOS DÍAS, sino durante una parte del tercer día. ¡No, significa “después de tres días completos” como hemos visto!

¡Los llamados “grandes críticos” no hacen mención al llamamiento por los Judíos a Pilato! ¿POR QUÉ? ¡Simplemente porque no pidieron que el sepulcro estuviera segura durante sólo “parte de tres días y tres noches”! ¡Ni tampoco hablaron usando el “Griego”! ¡No, ellos recordaron que Cristo había dicho específicamente que Él estaría en la tumba tres días y tres noches!

¿En que MOMENTO DEL DÍA Fue Enterrado Cristo?

¿Podemos saber el momento del día en el que Cristo fue enterrado? ¡Para ello si podemos determinar el momento del día, todo lo que tenemos que hacer es contar setenta y dos horas desde ese momento para determinara el momento exacto de la resurrección!

¡Hemos visto, por las propias palabras de Cristo, por la definición de la Biblia del número de horas en un día; por los propios miedos de los Judíos y su determinación de establecer un reloj para tres días sobre la tumba, que Cristo NO dijo que estaría DOS NOCHES Y UN DÍA en la tumba, sino TRES DÍAS Y TRES NOCHES!

¡Cualquiera que se niegue a aceptar este ÚNICO SIGNO de Su verdadera Mesiandad está NEGANDO AL VERDADERO JESUCRISOT DE NAZARET y aceptado un falso “Cristo” que nunca existió; un mito!

Ahora, note lo que Marcos escribió: “porque enseñaba y les decía: El Hijo del hombre va a ser entregado en manos de los hombres; lo matarán y tres días después de su muerte, resucitará.” (Marcos 9:31). ¡La duración del tiempo que Cristo expresó no podría ser un segundo DESPUÉS de las 72 horas para que Cristo resucitara de los muertos “el tercer día”! ¡Por lo tanto, no podría haber sido desde el atardecer del Viernes, lo que serían sólo 36 horas; dos noches y un día!

Cristo fue citado por los Judíos [que hablaban en HEBREO, no en Griego] habiendo dicho, “Después de tres días, resucitaré”

¡Esto no podría ser calculado en menos de 72 horas!

Juan escribió, “Destruyan este templo y en tres días lo volveré a levantar.

“Los judíos le dijeron: Han sido necesarios cuarenta y seis años para construir este Templo, ¿y tú lo vas a levantar en tres días?

“Pero él se refería al templo de su cuerpo.

“Por eso, cuando Jesús resucitó, sus discípulos recordaron que él había dicho esto, y creyeron en la Escritura y en la palabra que había pronunciado.” (Juan 2:19-22). ¡Esta conversación fue en Hebreo; el dialecto Arameo, NO en Griego!

A diferencia de los “grandes críticos” de hoy en día, los discípulos RECORDARON exactamente lo que Jesús había dicho, y fue debido a esto, y Sus muchas apariciones a ellos que “ellos CREYERON”.

Ser resucitado EN tres días no puede ser MÁS de 72 horas. ¡Por lo tanto, la duración del tiempo en el que Cristo estuvo en la tumba no pudo haber sido MENOS de 72 horas, y no pudo haber sido MÁS de 72 horas! ¡Tuvo que ser 72 horas, EXACTAMENTE!

¡Ahora, PIENSE! ¡Sí que la resurrección hubiera sido AL AMANECER, entonces el ENTIERRO tendría que haber sido al AMANECER, 72 horas antes!

Pero Cristo NO fue enterrado al amanecer, sino justo antes del ATARDECER  en el día llamado “la preparación”, (Mateo 27:62; Marcos 15:45; Lucas 23:54).

Era poco después de la “novena hora” o alrededor de las tres en punto de la tarde cuando Jesús “gritó” muy alto (Mateo 27:46-50; Marcos 15:34-37; Lucas 23:44-46). El día de la preparación terminaría al atardecer, de acuerdo con la estimación de la Biblia (Levítico 23:32).

¡José de Arimatea vino a reclamar el cuerpo de Jesús y completar el entierro en algún momento después de las 3:00 PM, pero antes del atardecer de ese día de la “preparación”, que era el día anterior al Sabbath!

Siendo ya tarde, llegó un hombre rico de Arimatea, llamado José, que también se había hecho discípulo de Jesús.

Se presentó a Pilato y le pidió el cuerpo de Jesús, y el gobernador ordenó que se lo entregaran.

José tomó entonces el cuerpo de Jesús, lo envolvió en una sábana limpia

“Y lo colocó en el sepulcro nuevo que se había hecho excavar en la roca. Después hizo rodar una gran piedra sobre la entrada del sepulcro y se fue.

Mientras tanto, María Magdalena y la otra María estaban allí, sentadas frente al sepulcro.

Al día siguiente (el día después de la Preparación de la Pascua), los jefes de los sacerdotes y los fariseos se presentaron a Pilato,

“y le dijeron: «Señor, nos hemos acordado que ese mentiroso dijo cuando aún vivía: Después de tres días resucitaré.” (Mateo 27:57-63).

Ahora note la explicación paralela en la cronología de Lucas: “Se presentó, pues, ante Pilato y le pidió el cuerpo de Jesús.

Después de bajarlo de la cruz, lo envolvió en una sábana y lo depositó en un sepulcro nuevo cavado en la roca, donde nadie había sido enterrado aún.

Era el día de la Preparación de la Pascua y ya estaba para comenzar el día Sabbath.

“Las mujeres que habían venido desde Galilea con Jesús no se habían alejado; vieron de cerca el sepulcro y cómo colocaban su cuerpo.

“Después que volvieron a sus casas, prepararon perfumes y mirra, y el Sabbath descansaron, según manda la Ley.” (Lucas 23:52-56).

¡Las leyes requerían que los Judíos enterraran un cuerpo muerte ANTES DE QUE EL DÍA SABBATH empezara! Por lo tanto, se dieron prisa en enterrar el cuerpo de Jesús ANTES DEL ATARDECER del día de la preparación. Juan escribió, “Como era para los judíos el día de la Preparación y el sepulcro estaba cerca, pusieron allí a Jesús.” (Juan 19:42).

Jesucristo fue enterrado antes del atardecer del mismo día que murió, en una tumba muy cercana al “lugar de la calavera” llamado “Gólgota”.

¡Ya que el entierro de Jesucristo ocurrió algún tiempo después de las 3:00 PM, y antes del atardecer de ese “día de la preparación”, de ahí que Él fuera resucitado en el MISMO MOMENTO DEL DÍA exactamente 72 horas después!

¡SI fue enterrado un “Viernes” (que no lo fue, como veremos pronto) entonces ÉL habría permanecido en la tumba todo la noche del Viernes, todo el día del Sábado, toda la noche del Sábado, todo el día del Domingo, toda la noche del Domingo, hasta la tarde del LUNES!

¡Pero Cristo no permaneció en la tumba hasta el Lunes!

¡Claramente, la tumba estaba VACÍA cuando los discípulos entraron a verla cuando AÚN ESTABA OSCURO, “ya que EMPEZÓ A AMANECER el primer día de la semana”!

Note la explicación de Lucas sobre la resurrección: “El primer día de la semana, muy temprano, fueron las mujeres al sepulcro, llevando los perfumes que habían preparado.

Pero se encontraron con una novedad: la piedra que cerraba el sepulcro había sido removida,

y al entrar no encontraron el cuerpo del Señor Jesús.

No sabían qué pensar, pero en ese momento vieron a su lado a dos hombres con ropas fulgurantes.

“Estaban tan asustadas que no se atrevían a levantar los ojos del suelo. Pero ellos les dijeron: «¿Por qué buscan entre los muertos al que vive?

“No está aquí. Resucitó [obviamente, esto es pasado simple; Él ya había resucitado]. Acuérdense de lo que les dijo cuando todavía estaba en Galilea.

“El Hijo del Hombre debe ser entregado en manos de los pecadores y ser crucificado, y al tercer día resucitará" (Lucas 24:1-7).

¡Fue en la oscuridad previa al amanecer cuando los seguidores de Cristo se aproximaron por primera vez a la tumba vacía! ¡No fue al atardecer! Note la explicación de Juan: “El primer día de la semana, de madrugada, cuando todavía estaba oscuro, María Magdalena fue al sepulcro y vio que la piedra había sido sacada.

Corrió al encuentro de Simón Pedro y del otro discípulo al que Jesús amaba, y les dijo: «Se han llevado del sepulcro al Señor y no sabemos dónde lo han puesto.

“Pedro y el otro discípulo salieron y fueron al sepulcro.

“Corrían los dos juntos, pero el otro discípulo corrió más rápidamente que Pedro y llegó antes.

“Asomándose al sepulcro, vio las vendas en el suelo, aunque no entró.

“Después llegó Simón Pedro, que lo seguía, y entró en el sepulcro; vio las vendas en el suelo,

“y también el sudario que había cubierto su cabeza; este no estaba con las vendas, sino enrollado en un lugar aparte.

“Luego entró el otro discípulo, que había llegado antes al sepulcro: él también vio y creyó.

“Todavía no habían comprendido que, según la Escritura, él debía resucitar de entre los muertos.” (Juan 20:1-9).

¡Ya que Cristo fue enterrado al final de la tarde, en algún momento previo a la puesta de sol en el día de la “preparación”, y ya que Él aseguró llanamente Su declaración a la oficina divina; Su gran Mesiandad, sobre la duración de tiempo precisa que Él estaría en la tumba, y ya que Él YA HABÍA RESUCITADO antes del momento en el que los discípulos entraron a la tumba vacía cuando aún estaba oscuro, entonces Jesucristo DEBE haber sido colocado en la tumba la TARDE DEL MIÉRCOLES!

¡Pero espere! ¿Cómo es esto posible?

¿No hemos leído, una y otra vez, que era el día de la “preparación”? ¿Y no es el día de la “preparación” el día anterior al SÁBBATH? ¿Y el Sabbath no corresponde con nuestro “Sábado” semanal?

La respuesta se encuentra en el hecho de que Dios también instituyó siete Sabbaths anuales, o “grandes días” para describir Su plan de salvación. Los siete están distribuidos en Levítico 23. Note lo que la Palabra de Dios dice sobre estos días de fiesta de Dios: “El Señor  dijo a Moisés:

“Habla a los hijos de Israel y diles: Estas son las fiestas del Señor para las cuales se convocará una asamblea santa:

“Habrá seis días trabajados, y el séptimo día será un Gran sábado con una asamblea santa: no se hará ningún trabajo. El sábado será para el Señor en todos los lugares donde vivan.

“Luego están las fiestas del Señor celebradas con una asamblea santa, que ustedes convocarán a su debido tiempo.

“El día catorce del mes primero, al anochecer, es la Pascua del Señor.

“El quince del mismo mes es la fiesta de los ácimos en honor al Señor: durante siete días comerán panes sin levadura.

“El día primero convocarán una asamblea santa; no harán trabajo de trabajador.” (Levítico 23:1-7). Este día sagrado podría caer en cualquier día de la semana que fuera el decimoquinto día del mes llamado “Abib”, tanto si es como si no el séptimo día, o el Sabbath semanal. Era llamado uno de los “Sabbaths” de Dios, y era celebrado como un “gran día” Sabbath especial.

Note otro ejemplo: “Habla a los hijos de Israel y diles: El día primero del séptimo mes será para ustedes un Gran Sabbath, proclamado con sonar de trompeta, con una reunión sagrada” (Levítico 23:24).

¡Independientemente a en qué día de la semana en cuanto al primer día del séptimo mes cayera; si era Lunes o Jueves, era llamado “Sabbath”!

Nuestra Pascua, que es Cristo, es Sacrificada Por Nosotros

Durante siglos, el pueblo de Dios había cumplido con la Pascua y los Días del Pan Ácimo anuales. ¡El cordero de pascua, que representaba a Cristo, era sacrificado por la tarde, que era el día de la “preparación” para la FIESTA, que era (y es) el primer día del Pan Ácimo!

Este gran día Sabbath anual es el primer día sagrado anual del año, inmediatamente siguiendo la Pascua, Cristo fue asesinado por una estocada de laza, siguiendo una horrible paliza, en la cual la piel y la carne fueron desgarradas de Su cuerpo! ¡Él murió en el preciso momento en el que el Gran Cura asesinó el primer cordero sacrificatorio! ¡Desde el momento del Éxodo, (Éxodo 12) está ceremonia había sido conseguida en el decimocuarto día de Abib “aún”, significando justo antes de la puesta de sol “en la ida del sol”. El cordero fue entonces asado, y la FESTÍN fue comido durante la noche del decimoquinto día de Abib.

Dios ordenó a Moisés, “Ustedes escogerán un corderito sin defecto, macho, nacido en el año. En lugar de un cordero podrán tomar también un cabrito.

“Ustedes lo reservarán hasta el día catorce de este mes. Entonces toda la comunidad de Israel lo sacrificará al anochecer.

“En cada casa en que lo coman ustedes tomarán de su sangre para untar los postes y la parte superior de la puerta.

“Esa misma noche comerán la carne asada al fuego; la comerán con panes sin levadura y con verduras amargas.

“No comerán nada de él crudo o hervido sino que lo comerán todo asado con su cabeza, sus patas y sus entrañas.

“Ustedes no guardarán nada para el día siguiente. Lo que sobre al amanecer, quémenlo en el fuego.”(Éxodo 12:5-10).

Millones de personas que celebran el Ishtar pagano (pronunciado “Easter” en inglés) son completamente IGNORANTES a los eventos alrededor de la muerte, el entierro, y la resurrección de Cristo. ¡No saben NADA sobre los Días del Pan Ácimo que le siguen inmediatamente!

¡Debido a esto, ellos nos saben que el “Sabbath” que estaba llegando y el día de la “preparación” cuando Cristo murió que causó la velocidad con la que Él fue enterrado ocurriendo en Miércoles y Jueves!

¡Ese Jueves era el primer Sabbath anual del año; el día FESTIVO del Pan Ácimo después de que los Judíos asesinaran a los corderos y los niños en la antigua ceremonia de la Pascua! ¡Los corderos y los niños fueron asesinados en la tarde el DECIMOCUARTO día del primer mes!

Ahora, note la declaración testigual de Juan de qué día de la semana fue cuando Cristo fue asesinado: “Después de beber el vinagre, dijo Jesús: «Todo se ha cumplido». E inclinando la cabeza, entregó su espíritu [exhaló; tomó su último aliento].

“Era el día de la Preparación de la Pascua. Los judíos pidieron a Pilato que hiciera quebrar las piernas de los crucificados y mandara retirar sus cuerpos, para que no quedaran en la cruz durante el Sabbath (ya que ese Sabbath era un gran día), porque ese sábado era muy solemne.” (Juan 19:29-30). ¡Por supuesto! ¡Este GRAN día Sabbath fue el Sabbath ANUAL; el primer día del Pan Ácimo! ¡Seguido por el día que nosotros llamamos “Viernes”, luego “Sábado”, o el Sabbath SEMANAL!

¡Cuente hacia atrás desde el momento de la resurrección de Cristo, desde el final de la tarde del Sabbath semanal, y llegará al final de la tarde del Miércoles! ¡El Miércoles era el “día de la preparación” previo al día del FESTÍN del Jueves, que era el decimoquinto de Nisan, o Abib!

El calendario prueba que el único año  en una secuencia de años cuando el primer día del Pan Ácimo cayó en Jueves fue el 31 DC! ¡Pero los llamados “escolares” NUNCA elegirán el 31 DC, incluso aunque sea el ÚNICO año en el que los parámetros ENCAJAN!

¡En su lugar, ellos elegirán los años 29, 30, 32 o 33, deliberadamente evitando el 31 DC!

Una simple búsqueda prueba que Cristo nació en el 4 AC de acuerdo con el imperfecto calendario Romano. Él tenía exactamente 33 años y medio cuando fue asesinado. Tenía treinta cuando su ministerio público comenzó. ¡Las profecías afirman que iba a conseguir un ministerio de siete años, e iba a ser “cortado a mitad de la semana”! ¡De este modo, no sólo Él fue cortado exactamente a mediados de la semana en su ministerio de siete años, dejando otros tres años y medio para ser cumplidos DESPUÉS de Su segunda venida (Ver Isaías 66:19-23), y fue también cortado A MITAD DE LA SEMANA!

La profecía dice, “El impondrá una alianza a muchos durante una semana; y durante la mitad de la semana hará cesar el sacrificio y la oblación. Y sobre un ala del Templo estará la Abominación de la desolación, hasta que el exterminio decretado se derrame sobre el devastador»” (Daniel 9:27). Los sacrificios y ofrendas CESARON para los Cristianos cuando Cristo resucitó de entre los muertos, de momento la realidad que había arrojado la sombra había llegado. ¡Ya no había necesidad para el “gran escolar” de dirigirse a Cristo, ya que Cristo se había convertido en carne!

Cristo vino para “confirmar la alianza” predicando arrepentimiento y salvación; los términos y condiciones de la NUEVA alianza (Jeremías 31:31) durante  tres años y medio.

Note lo que el Dr. Bullinger dice en su Apéndice en relación a los eventos que rodean la crucifixión: “Ese Sabbath y el gran día de Juan 19:31, era la “sagrada convocación”, el primer día del banquete, el cual ensombreció el ordinario Sabbath semanal... este gran Sabbath, habiendo sido confundido desde el principio de los tiempo por el Sabbath semanal, ha llevado a toda la confusión... Tenemos por lo tanto, los siguientes hechos suministrados para nuestra guía segura:

“1. El 'gran día' de Juan 19:31 fue el primer día del banquete.

“2. El 'primer día del banquete' fue el 15º día de Nisan.

“3. El 15º día de Nisan comenzó al atardecer de lo que deberíamos llamar el 14º.

“4. 'Seis días antes de la Pascua' [Juan 12:1] nos lleva al 9º día de Nisan.

“5. 'Después de dos días es la Pascua' [Mateo 26:2; Marcos 14:1] nos lleva al 13er día de Nisan.

“6. 'El primer día de la semana' fue el día de la resurrección [Mateo 28:1], fue desde nuestro atardecer del Sábado hasta nuestro atardecer del Domingo. Esto fija los días de la semana, justo como lo anterior fija los días del mes.

“7. Contando atrás desde este, 'tres días y tres noches' [Mateo 12:40], llegamos al día del entierro, que debió haber sido antes del atardecer, en el 14 de Nisan; es decir, antes del atardecer del Miércoles.

“Por lo tanto, el Miércoles 14 de Nisan [comenzando al atardecer del Martes], fue “el día de la preparación”, en el cual la crucifixión tuvo lugar: ya que los cuatro Evangelios dicen que éste fue el día en el cual el Señor fue enterrado [antes del atardecer del Miércoles], porque [el día de] la preparación dice que los cuerpos no deben permanecer en la cruz [Griego: Stauro, significa un palo vertical] en el día Sabbath, “puesto que el día Sabbath era un gran día”, y, por lo tanto, no el séptimo día ordinario, o Sabbath semanal. Ver Juan 19:31 (The Companion Bible, Bullinger, Appendix, 156, pág. 180).

¡Esto es porque la gente ha asumido ciegamente que el “día de la preparación” era un Viernes, que ellos pensaron que Cristo no fue enterrado hasta el final de un Viernes, y por consiguiente permaneció en la tumba un período de sólo dos noches y un día!

¿Mantuvo Cristo Su Signo?

¡A menos que Jesucristo estuviera EXAMENTE la duración de tiempo en la tumba que Él dijo que estaría, usted no tiene Salvador! ¡Jesús aseguró su Mesiandad al estar exactamente tres días y tres noches en la tumba!

¡Durante siglos, debido a hombres falibles, muchos de los cuales fueron mordidos por el antisemitismo, y quienes desesperadamente buscaron librarse a la iglesia apóstata de todo lo “Judío”, clamaron que estuvieron adorando en DOMINGO en “honor a la resurrección”!

¡Pero Cristo NO RESUCITÓ EN DOMINGO! ¡Los ángeles le dijeron a las dos Marías, “Él NO ESTÁ AQUÍ”! ¡Dijeron “HA RESUCITADO”! ¡No usaron el tiempo presente de que Él estaba entonces “resucitando”, sino el tiempo pasado, diciendo que Él ya había resucitado!

¡Simplemente no hay cuestión sobre los días del mes, los días de la semana, o las horas de aquellos días en los cuales ocurrieron estos eventos TAN IMPORTANTES!

Pablo escribió, “Hermanos, les recuerdo la Buena Noticia que yo les he predicado, que ustedes han recibido y a la cual permanecen fieles.

Por ella son salvados, si la conservan tal como yo se la anuncié; de lo contrario, habrán creído en vano.

Les he trasmitido en primer lugar, lo que yo mismo recibí: Cristo murió por nuestros pecados, conforme a la Escritura.

Fue sepultado y resucitó al tercer día, de acuerdo con la Escritura.

“Se apareció a Pedro y después a los Doce.

“Luego se apareció a más de quinientos hermanos al mismo tiempo, la mayor parte de los cuales vive aún, y algunos han muerto.

“Además, se apareció a Santiago y de nuevo a todos los Apóstoles.

“Por último, se me apareció también a mí, que soy como el fruto de un aborto.” (1ª Carta a los Corintios 15:1-8).

Pablo dijo “...de acuerdo con la Escritura.

Pablo PODÍA haber estado al tanto de los primeros evangelios, pero recuerdo, las únicas “escrituras” existentes durante los tiempos de Pablo era aquellas del Antiguo Testamento. Pablo tuvo que incluir la referencia de Cristo a Jonás, y el hecho de que él estuvo exactamente “tres días y tres noches” en el estómago de un gran pez, así como la referencia a las declaraciones de Cristo que fueron fielmente recogidas por los apóstoles.

¡Los apóstoles creyeron porque vieron la prueba viviente, Jesucristo de Nazaret, ahora GLORITIFICADO; capaz de aparecer y desaparecer según deseo; capaz de materializarse dentro de una habitación cerrado por muros de piedra! ¡Ellos estaban tan CONVENCIDOS por las pruebas que vieron que muchos de ellos fueron martirizados por su fe! ¡Los hombres no van deseos a su muerte por crucifixión, quema, o decapitación porque ellos creen en un engaño!

Ahora, note una prueba final. ¡Sólo la traducción Fenton al Inglés desde el Griego toma note del hecho de que la palabra para “Sabbath” en Mateo 28:1 está en plural! ¡En una nota al pie de este texto en su traducción dice, “En Griego original, es en plural; Sabbaths”!

¡Por supuesto! ¡Hubo DOS Sabbath esa semana; el GRAN día Sabbath anual, el BANQUETE, que cayó en Jueves, y el Sabbath semanal regular, que cayó en el día que nosotros llamamos “Sábado”.

¡Sí, lo crea o no, la pura verdad es que la resurrección NO fue un Domingo!

Jesucristo ordenó a Sus discípulos, y nos ordenó a NOSOTROS, hoy, cumplir con los símbolos de Su MUERTE cada año (1ª Carta a los Corintios 11:23-30) en la “Cena del Señor”. Les dijo a Sus discípulos, “FELICES sois si hacéis estas cosas”.

 

-Fin-

 

 

Puede copiar y distribuir esta información solamente a amigos y familia, sin cambios, sin cargo y dando todo el crédito al autor y el editor. No se puede publicar para el público general.

 

La intención de esta publicación es que sea usada como herramienta de estudio personal. Por favor, sepa que no es sabio aceptar la palabra de nadie porque sí, así que compruebe todas las cosas por sí mismo en las páginas de su Biblia.

 

La Asociación Evangélica Garner Ted Armstrong

P.O. Box 747

Flint, TX 75762

Teléfono: (903) 561-7070 * Fax: (903) 561-4141

 

Hay más literatura GRATUITA disponible en nuestra página Web:

 

www.garnertedarmstrong.org

 

Las actividades de la Asociación Evangelista Garner Ted Armstrong se pagan con contribuciones, ofrecimientos y donativos entregados libremente por cristianos y compañeros de trabajo que se dedican a predicar la palabra según Jesucristo.